Empoderamiento: No depende del puesto

 

 

La palabra empoderamiento (empowerment) ha sido una constante en los programas y políticas de atención a las mujeres. Dicho término ha sido utilizado en muchas ramas, y se entiende a grandes rasgos, como la confianza en sí mismo y en sus capacidades para salir hacer frente a las adversidades.

En el feminismo se usa por primera vez en 1985, por la asociación “Mujeres por un Desarrollo Alternativo para una Nueva Era”1 como el “proceso por el cual las mujeres acceden al control de los recursos y refuerzan sus capacidades y protagonismo en todos los ámbitos”, para luego ser reconocido por organismos internacionaciones de proteccion de derechos humanos.

Hay que ser muy claros que se trata del reconocimiento del empoderamiento femenino, en reacción a la subordinación historica del género, y no de un otorgamiento. Es decir, las mujeres han sido, son y pueden ser empoderadas con independencia de que así lo digan organismos internacionales, no obstante lo anterior, con esto se busca hacerlo evidente a todos los Estados y todas las personas, para que en sus Consituciones y políticas públicas se remuevan las trabas que impidan la equidad entre géneros.

¿Quiénes son las mujeres empoderadas?

Mujeres empoderadas, son todas aquellas que confían en sus capacidades para desarrollarse en el campo que prefieran, a pesar de las adversidades, que configuran día a día su plan de vida y la realidad social con su acción, ejerciendo efectivamente todos sus derechos y libertades.

La mujer empoderada, no es un elemento objetivo cuantificable en riqueza, puesto o grados económicos, es una cualidad subjetiva, el saberse capaz y actuar. Dicho de otro modo, la mujer empoderada no es solo aquella en traje sastre con un puesto muy alto, mujer empoderada es la mujer libre de tomar sus propias decisiones.

La palabra empoderamiento (empowerment) ha sido una constante en los programas y políticas de atención a las mujeres. Dicho término ha sido utilizado en muchas ramas, y se entiende a grandes rasgos, como la confianza en sí mismo y en sus capacidades para salir hacer frente a las adversidades.

En el feminismo se usa por primera vez en 1985, por la asociación “Mujeres por un Desarrollo Alternativo para una Nueva Era”1 como el “proceso por el cual las mujeres acceden al control de los recursos y refuerzan sus capacidades y protagonismo en todos los ámbitos”, para luego ser reconocido por organismos internacionaciones de proteccion de derechos humanos.

Hay que ser muy claros que se trata del reconocimiento del empoderamiento femenino, en reacción a la subordinación historica del género, y no de un otorgamiento. Es decir, las mujeres han sido, son y pueden ser empoderadas con independencia de que así lo digan organismos internacionales, no obstante lo anterior, con esto se busca hacerlo evidente a todos los Estados y todas las personas, para que en sus Consituciones y políticas públicas se remuevan las trabas que impidan la equidad entre géneros.

¿Quiénes son las mujeres empoderadas?

Mujeres empoderadas, son todas aquellas que confían en sus capacidades para desarrollarse en el campo que prefieran, a pesar de las adversidades, que configuran día a día su plan de vida y la realidad social con su acción, ejerciendo efectivamente todos sus derechos y libertades.

La mujer empoderada, no es un elemento objetivo cuantificable en riqueza, puesto o grados económicos, es una cualidad subjetiva, el saberse capaz y actuar. Dicho de otro modo, la mujer empoderada no es solo aquella en traje sastre con un puesto muy alto, mujer empoderada es la mujer libre de tomar sus propias decisiones.

Autora: Paulina Montserrat, abogada